Deja tu ego en la puerta cada mañana

Deja tu ego en la puerta cada mañana

Uno de los mayores obstáculos que afrontamos en la vida es el miedo a perder, a fracasar, a equivocarnos como profesionales y como personas. Mirarnos en el espejo y aceptar la propia imperfección puede ser duro, incluso trágico, porque nos guste o no, somos seres con ego. Pero así es, somos seres imperfectos propensos al error.

¿Por qué te estoy contando esto? Porque identificar nuestros propios fallos y dejar el ego en la puerta antes de salir de casa, nos permitirá ser capaces de iniciar la búsqueda de personas fuertes en aquellos aspectos en los que somos más vulnerables.

Reconocer las propias debilidades y asumir que no somos perfectos es la creencia que hace de un grupo de compañeros un equipo de trabajo de alto rendimiento. Sin olvidar que muchas veces el éxito forma parte de un equipo.

Deja tu ego en la puerta cada mañana y simplemente haz un gran trabajo.

Robin S. Sharma

Comparte esta entrada