El secreto de las Love Marks, marcas que se compran, se consumen y “se perdonan”

Love marks

El secreto de las Love Marks, marcas que se compran, se consumen y “se perdonan”

Un Bugatti Veyron. Quién lo ha probado, no puede olvidarlo. Da igual que pase el tiempo, aún recuerdas su olor, su sonido consigue conmoverte y hace que te sientas irremediablemente atraído.

Starbucks, la experiencia de “vivir” un café. ¿Quién no se ha sentido completamente feliz al haber recordado la experiencia de tomar uno de sus combinados? Si un servicio de café rápido es capaz de conseguir eso, sin duda tiene una poderosa marca.

Apple no tiene clientes, tiene fans. Y es que si le preguntamos a cualquiera de sus seguidores, no entrará en valoraciones del precio ni de sus características técnicas. Simplemente “confían” en la marca. Y es que eso tiene el amor.

Son Love Marks, marcas que “se compran”, “se consumen” y “se perdonan” porque tiene “algo” de lo que otras marcas de características y calidad semejantes carecen.

No son marcas irremplazables, en el mercado hay otras similares, es sólo que son simplemente “irresistibles” porque la emoción se ha impuesto a la racionalidad. La empresa atrae al consumidor por medio de mensajes emotivos estableciendo esta como principal forma de comunicación.

El idealismo del amor es el nuevo realismo de la empresa. Forjando respeto, inspirando amor, la empresa puede cambiar el mundo

Kevin Roberts El futuro más allá de las marcas

El 85% de las decisiones de compra son irracionales

Las últimas investigaciones en neuromarketing y sobre el funcionamiento de nuestra mente corroboran lo anterior. Es la parte emocional del cerebro quién lleva la batuta y sólo el 15% de la toma de una decisión es racional.

Cuando tomamos una decisión, la emoción predomina sobre la razón. Si alguna vez has pensado que cuando tomas decisiones lo haces de manera racional, estabas equivocado. Cuando empezamos con este proceso, ya hemos tomado sin saberlo, una decisión emocional, y nuestra parte racional sólo se encarga de crear una argumentación que lo justifique.

pensamiento-emocional-racional

No compramos productos sino emociones. No compramos cosméticos, compramos esperanza, no compramos Mac, compramos distinción, no compramos Coca-cola, compramos felicidad, aunque por lo general no seamos conscientes.

Una marca que llega a la mente, produce un COMPORTAMIENTO.
Una marca que llega al corazón, genera un COMPROMISO

Andy Stalman Brandoffon

Comparte esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *