Tres verdades sobre las expectativas de ventas que los directivos deben escuchar

Tres verdades sobre las expectativas de ventas que los directivos deben escuchar

Tal vez sea por el misterio que se encuentra detrás del algoritmo de clasificación de Google o porque los esquíes que casi compramos se niegan a desparecer de nuestros resultados de búsqueda un mes después.

Cualquiera que sea la razón, el retargeting, redes sociales, herramientas de medición… ofrecen un nuevo nivel de sofisticación a las campañas de marketing.

Pero seamos honestos, el marketing no es una varita mágica con la que generar nuevos negocios o ventas (y desconfía de cualquiera que te diga lo contrario). Cuando se va a implantar una nueva estrategia de marketing en una empresa es necesario establecer “expectativas realistas” para su éxito.

1. No te dejes engañar por el humo de una métrica inadecuada

Cuando se establece una nueva estrategia de marketing es necesario definir unos criterios o métricas (indicadores KPI) para evaluar el rendimiento de la campaña a medida que avanza.

Es fácil dejarse deslumbrar por una métrica inadecuada fundamentada en incrementos en tráfico de la web, mejores posiciones en la página de resultados o solicitudes de presupuestos o descargas de información, pero, ¿se ha producido un incremento en la conversión de ventas? No debemos dejarnos deslumbrar por indicadores inadecuados.

2. Establece una estrategia a medio/largo plazo realista, pero ambiciosa

Una estrategia de marketing debe ser realista contando con objetivos concretos pero alcanzables, y ambicioso pero motivador para aquellos que lo vayan a ejecutar. Sea cual sea la estrategia, debe estar orientada a producir una consolidación a medio/largo plazo.  No hay resultados inmediatos, toda estrategia de marketing requiere un tiempo de maduración. Un plan de marketing adecuado debe estar orientado a futuros lejanos y deseados (nada existe si primero no hubo un sueño).

3. El marketing no puede ser un sustitutivo de la calidad

Ninguna estrategia de marketing puede tapar al 100% el resultado del “boca a boca”. Así pues, promete productos y servicios de alta calidad y cumple tu palabra.

Comparte esta entrada