El coste de «no hacer nada»